Sara Gomar

Astróloga Transpersonal y Psicológica 

Terapeuta Holística y Life-Coach.

Mi pasión es ayudarte a encontrarte.

Mi pasión es ayudarte a encontrar “eso” realmente único que tienes. Has venido a este mundo con un propósito, descubrir quien eres realmente para expresar tu singularidad y autenticidad. Creo firmemente que no nace ni una sola persona en el mundo que no tenga cierta capacidad única y genuina, para hacer que la existencia sea más rica. Pero claro, nadie se ha encargado de enseñarnos a recordar. Tenemos que ir aprendiendo poco a poco, con duras lecciones, en el arduo camino de encontrarnos a nosotras mismas.

"Mi vida no ha sido fácil, pero con el tiempo he entendido que cada una de mis experiencias, sin excepción, ha sido necesaria para despertar y adquirir una mayor conciencia"

Mi camino de crecimiento personal

Me he formado desde muy joven en muchas disciplinas espirituales, principalmente en la meditación Zen y en las prácticas superiores del Tao: I Ching, Yoga de los Sueños, Trabajo con la línea ancestral, Mantras curativos, Respiración de huesos, Tai-chi, Chi-Kung, masaje Chi Nei Tsang, trabajo con las emociones, exploración de la sexualidad femenina… en la escuela I Ching Dao. También estudié Nutrición Macrobiótica y Medicina Oriental en Escuela de Vida, además de Astrología Oriental, Feng-Shui y Geobiología, entre muchas otras terapias. Me he formado en Astrología Transpersonal y Psicológica durante varios años. He aprendido muchas cosas, mi Luna Géminis-Sagitario ¡es una exploradora!

La Astrología es mi pasión

A los 16 años mi madre me llevo a hacerme mi carta natal y me quede fascinada. A partir de ese momento empecé a investigar cada uno de los acontecimientos de mi vida y a contrastarlos con mi mapa natal. Allí percibía un orden que era especialmente liberador.

Después de una profunda crisis vital que me sumió durante bastante tiempo en una gran oscuridad, resurgí de mis cenizas con un firme propósito, aprender Astrología desde una visión psicológica, pero sobre todo profunda y transpersonal, en consonancia con el camino espiritual que siempre había seguido.

Gracias a esta poderosa herramienta he comprendido que todo lo que he vivido tiene un porqué y un para qué, por muy doloroso que haya sido. El dolor es ese instrumento que tiene la vida para que despertemos y volvamos a conectar con ese potencial enorme y maravilloso con el que nacimos, antes de ser “programadas” por esta sociedad a menudo inconsciente.

“Y esa es mi misión, poner mi granito de arena para que vuelvas a sentir en tu interior esa fuerza y sabiduría innata que posees por derecho. Tú ya la tienes, solo tienes que recordar ¿Estas preparada?